martes, 21 de marzo de 2017

MIS FOIOGRAFÍAS DE OTOÑO 2017


Un otoño que sigue siendo verano. No obstante el sol sigue sur curso, y los días se acortan y los árboles, muy lentamente, se van desprendiendo de sus hojas. Bonita estación para desprendernos de lo caduco y obsoleto y alimentarnos de savia nueva.


Preciosas hojas de otoño, multicolores, qu eme llenan de emoción.
Son vida que se resiste a lo rigores del tiempo-




Por fin, llego el fresco y nostálgico otoño. 
El jardín, bosque de árboles pelados que, no obstante, son un placer para la vista.



Mi parroquia del pueblo, Villa del Río


Mi pueblo,  Villa del Ró. en un nueva versión y en vísperas de fallar 
el Segundo Certamen de las Letras Isabel Agüera


Lindo jardín al atardecer de este otoño



MIS FOTOGRAFIAS DE VERANO 2017
Con retraso, por problemas ajenos a mi voluntad, inserto fotos de este verano que, como siempre, han ido llenando mis días  de emociones profundas, al hilo de las horas y al hilo, casi todas de  madrugadas, hora limpia   en la que espero expectante la salida del sol.





Lindo paseo de palmeras, camino del puerto de Vélez Málaga 


Amanecer en la Caleta de Vélez, emoción ante tanta belleza. 


Descanso y comunicación. Rocas del espigón, Caleta de Vélez 


Relajada pesca  cada día.


¡Qué lindas gaviotas!



¡Qué afortunada me siento de haber compartido  tan sencillas humanas convivencia! 













Madrugadas bellísimas



Vis a vis








































lunes, 13 de febrero de 2017

MIS FOTOGRAFÍAS DE INVIERNO 2017

Frío, viento, nieve en este mes de febrero, avanzado ya el invierno que por motivos ajenos a mi voluntad no he podido actualizar antes.



Precioso amanecer de este febrero que ha querido, por unos días, 
imitar  a la  hermosa primavera.

Pero a marzo no le ha sentado bien  este "robo" de sus días y, sin más,
nubes, lluvia, frio y un recuerdo: seguimos en el invierno.



                   Mágico castillo de mi pueblo, Villa del Río, Ayuntamiento, hoy.
                                                         Un sueño de plaza.



                          Paseo del Lirio de mi pueblo, Villa del Río, precioso jardín
    por donde pasear, tomar el fresco en los veranos, o el sol en los invierno 


Esta preciosa foto de una nube-árbol posaba ayer ante mi terraza.

Parecía decirme: ¡eh, que estoy aquí!
Y escuchando su voz, hice  tantas fotografías que acabé con la batería.
Erauna tarde  maravillosa de nubes caprichosas.

jueves, 22 de septiembre de 2016

MIS TOTOGRAFÍAS DE OTOÑO 2016


Ya  estamos en el Otoño. Doblan de nuevo las campanas.
Empieza el mes de Ánimas. Llega un año más el día de los Difuntos...
Y hojas que vuelan, y pájaros que emigran y tormentas, chaparrones... recuerdos, nostalgia,  música, sí, regazo  de agua clara, latidos cálidos que se escapan de la lira que es mi alma.


Ayuntamiento y plaza de mi querido pueblo, 
Villa del Río, revestido de Navidad.
Un sueño de niña que lo sigue siendo de mayor.


 No necesito buscar paisajes, viajando de acá para allá.

El cielo es un maravilloso paisaje que se renueva cada rato,
y yo me eclipso y no entiendo que solo miremos para "abajo".


Mi preciosa parroquia.
Villa del Río / Córdoba.


¡Preciosa puesta de sol por los arcos de mi avenida!
¡Adiós, sol, que te vea volver mañana en la madrugada!


¡Qué belleza la del  otoño!
Lección de  convivencia en paz, 
cuando nos aceptamos y respetamos.

Día 23 de noviembre. Puesta de sol otoñal:  fría y oscura.



Superluna, fotografiada por mi hijo Ramón Azañón Agüera en el 
castillo de Almodóvar del Río.



¡Qué precioso amanecer de otoño!
Es la bvida que  vuelve,y yo, como si secretara de un recién nacido, la espero,la recibo y la uno entre mis brazos y sentimientos.
bella, divina aurora.



 El amanecer es como resucitar a un nuevo día acompañado 
de magia e ilusión. 

Sea cual sea nuestro  momento primero de la mañana, 
miremos al cielo. Nos invita a vivir en paz.

La muerte, más que le pese, no puede llevarse el hechizo desamor


Fotografías fantáticas de mi hijo Ramón Azañón. 
Nuestro cementerio de la Salud, museo de arte.


Negro, muy negro amanecer el de este día, domingo 23 de octubre de 2016
No obstante, desde el  mirador de mi terraza, me impresionaba la belleza del cielo que lucía su mejor otoño, pero unos momentos después...
... el sol apareció furioso, tratando de evitar la lluvia que se aproximaba  y...


... aprovechando  esa competencia entre  nubes y sol, el maravilloso arco iris más lindo que he visto mi vida  apareció, tan mágico y espléndido,  dejándome eclipsada y ausente. 


  Y al llegar a mi pueblo, Villa del Río, la luna llena me esperaba 
en lo más alto de la torre 
de la iglesia para darme la bienvenida.
¡Qué momentos más felices!


¡Qué preciosidad! 
Sus pelillos blancos  listos para ser liberados por un soplo de aire que los lleve de un lado para otro en alegre jugueteo.

 
Con la llegada del otoño parece como si todo  recuperara el sentido perdido en los calurosos estíos.
Y estas  antiguas y viejas cántaras me transportan a un tiempo que ya no es, pero que fue y en mi dejó el olor, el sabor de una infancia feliz.
(Con ingenuo toque de color) 


Me conmueve profundamente el otoño de los mayores que esperan, buscan y no encuentran, resquicios del ayer; solo, eso sí, caminos de soledad y olvidos.


Maravilloso crepúsculo con estos colores que me transportan lejos, muy lejos.


Mi casita de la sierra, con la llegada del otoño, se convierte en mi  palacio de felicidad


                                           
¡Cómo me gusta los paisajes del otoño! Invitan a la reflexión serena y cálida


                    El olor a leños quemados,  las llamitas,  las brasas, el humo..., un buen libro. 
¿Habrá algo mejor para un día de otoño?